Regreso a Página Principal  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El Son Cubano
Por: ©Rafael Figueroa Hernández
www.comosuena.com

Origen indiscutible de la salsa, el son es un género que nació en Cuba y que ha definido más que ningún otro la música afroantillana. Sus orígenes se remontan cuando menos al siglo XVIII y son una muestra fehaciente de la fusión de las culturas españolas y africanas en el Caribe.

El instrumental del conjunto original de son, se integra de bongós, maracas y claves en la parte percusiva; de un instrumento hecho de una caja de madera al cual se le añaden unos flejes llamado marímbula, que hacía las veces de bajo; de una guitarra tradicional que llena la secuencia armónica y de un tres, instrumento derivado de la guitarra, que desempeña la labor melódica y de contrapunto a las voces y que más que ningún otro ejemplifica el sonido tradicional del son cubano.

Es sobre esta base instrumental que los cantantes desarrollan las más diversas temáticas, desde canciones patrióticas y políticas, hasta temas humorísticos o románticos, que siempre sabían salpicar de un sabor muy caribeño.

El son comenzó su auge como música popular urbana, alrededor de los años 20, cuando las primeras grabaciones ayudaron a respaldar la popularidad de grupos como el Sexteto Habanero o el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro. Es a Ignacio Piñeiro que debemos, entre otros, el famoso son titulado "Échale salsita", señalado por todos como el primer ejemplo del uso de la palabra "salsa" para la música antillana, además de la inclusión del primer instrumento de aliento en el conjunto de son: una trompeta, que desempeñaba el papel de instrumento solista, o como contrapunto para el cantante.

En la década de los cuarenta, Arsenio Rodríguez, conocido como "El ciego maravilloso", expande la instrumentación tradicional al añadirle una tumbadora y otra trompeta, con lo que crea el conjunto clásico de son, que sería la base para los grupos de salsa de los sesenta, los cuales solamente intercambiaban, en algunos casos, el par de trompetas por un par de trombones. Las composiciones de Arsenio, además, se han convertido en clásicos ejecutados en múltiples versiones por los conjuntos de salsa, de todas partes del globo.

Al ampliarse la sección de trompetas se crean las sonoras y de ellas, la que sin duda, internacionalizó el son y lo hizo penetrar en todos los rincones de América fue la Sonora Matancera, decano de los conjuntos soneros y uno de los más influyentes en la primera época de la salsa, cuando grupos como el de Johnny Pacheco, interpretaban muchas de sus creaciones, casi al pie de la letra.

Mención aparte merece Benny Moré, llamado con justicia el Sonero Mayor y que aportó al son, no sólo su peculiar y único estilo de cantar, sino que además, a pesar de no tener conocimientos formales de música, forjó un estilo de ejecutar el son con una orquesta, que a pesar de contar con secciones completas de saxofones y trompetas, no perdió su agilidad y, sobre todo conservó su muy peculiar sabor cubano.

En la actualidad, el son sigue estando lleno de vida, ya que orquestas de todo el mundo lo siguen ejecutando, ya sea en su versión actualizada de salsa, o de una manera tradicional pero siempre llenando al mundo de ese sabor tan peculiar que sólo el son puede brindar.

>Regreso a Artículos >Regreso a Página Principal
Página Principal | Acerca de Nosotros | Don Fallo Figueroa | Productos CÓMOSUENA | Programas de Radio | RAFIAL Laudería | Publicaciones ON LINE | Tienda ON LINE | Alianzas y Enlaces | Contacto
0