Regreso a Página Principal  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La Rumba
Por: ©Rafael Figueroa Hernández
www.comosuena.com

En nuestro lenguaje cotidiano, hablar de rumba significa hablar simplemente de fiesta, música y baile. Sin embargo, desde el punto de vista musical la palabra rumba nombra a un género afrocubano lleno de complejidades rítmicas, tanto para el instrumentista como para el bailador, que ha marcado de una manera muy importante toda la música caribeña.

La rumba como género tuvo su origen en las incipientes comunidades urbanas de fines de siglo en la isla de Cuba. Los ciudadanos negros recién liberados oficialmente del esclavismo se agrupaban en torno a las ciudades en busca de una mejor manera de ganarse la vida. Es ahí que, para alegrar los ratos de ocio, nace la rumba, como una fiesta informal que puede llevarse a cabo en casi cualquier lugar, en la sala, en los pasillos o en el patio y que es ejecutada al principio con instrumentos informales como gavetas, cajones de bacalao, cucharas o sartenes.

Poco a poco la instrumentación se va estandarizando hasta llegar a un conjunto de tres tambores, en los cuales los más graves llamados tumba y llamador, forman una base rítmica al quinto, el más agudo de los tres y que lleva la tarea de solista y acompañante de la coreografía. Complementan el conjunto rumbero las imprescindibles claves y un ejecutante que percute un ritmo constante llamado cáscara.

La rumba comienza siempre con la diana, que consiste en un canto melódico sin acompañamiento, al cual sigue la entrada de todos los instrumentos y los bailadores en un momento que se conoce coloquialmente como romper la rumba. De ahí en adelante se intercalan secciones instrumentales con otras, cantadas por un solista al que un coro responde con un estribillo repetido.

Existen principalmente tres modalidades de rumba, cada una de ellas con diferentes estructuras rítmicas y coreográficas. La primera es el yambú, ahora casi en desuso, que es la más lenta de las tres y que se baila tratando de imitar los pasos de una persona de edad avanzada, simulando torpeza y lentitud. Le sigue la columbia, la más rápida, que es bailada por hombres solos que la utilizan como vehículo de su virtuosismo coreográfico.

La modalidad más importante, sin embargo, y la que ha tenido mayor difusión es el guaguancó, la cual a un tiempo medio, acompaña un baile que simula un cortejo de pareja, un juego de acercamiento y distanciamiento, que alcanza su punto más característico en un movimiento pélvico llamado vacunao conque el hombre intenta poseer simbólicamente a su compañera de baile.

En la parte musical, el guaguancó tiene una estructura que fue tomada más tarde por los grupos contemporáneos de salsa. A una primera parte en la que se expone el tema principal narrativo de la composición, siguen una serie de inspiraciones acompañadas por el coro. Es práctica común que los cantantes se arrebaten el canto para refutar o complementar lo que su compañero acaba de decir, como se hace en las descargas soneras.

En la actualidad, la rumba subsiste como un elemento folclórico muy importante en Cuba que resume su herencia africana. Sin embargo, su trascendencia para la escena musical actual, reside en el hecho que muchos de sus elementos musicales y coreográficos han sido adoptados por los grupos de salsa y son y con ello lo han proyectado hacia la música popular universal, para que podamos disfrutar de la riqueza rítmica de este género afrocubano.

>Regreso a Artículos >Regreso a Página Principal
Página Principal | Acerca de Nosotros | Don Fallo Figueroa | Productos CÓMOSUENA | Programas de Radio | RAFIAL Laudería | Publicaciones ON LINE | Tienda ON LINE | Alianzas y Enlaces | Contacto
0